Aprender: el remedio contra el envejecimiento

¿Quieres saber cómo vivir más y mejor? ¡Aprende! Decía san Agustín que el conocimiento es la felicidad, y los ilustrados, que la educación era el camino para llevar al pueblo a ser feliz. Que la educación nos haga más felices no es fácil de medir, pero sí hay evidencias de que a cuanto más sabemos, mejor salud y más años de vida tenemos.

Es que todo radica en nosotros mismos y en nuestro cerebro, conocerlo un poco más y mejor te ayudará a entender cómo conseguirlo.

Debemos comprender cómo funciona y qué es lo que le sienta mejor para mantenerse joven con independencia de la edad. Uno de nuestros grandes secretos de la juventud son nuestras neuronas. Y tenemos…¡más de 100 millones!

Las neuronas son las células fundamentales (que no únicas) de nuestros sistema nervioso encargadas de hacer que nuestro cerebro funcione cada día mejor. Además de las neuronas, los telomeros también influencian nuestro envejecimiento. 

Y es que a pesar de que la determinación de nuestro cerebro es genética, lo importante es que nuestra experiencia modifica su estructura y lo hace estar más o menos poblado de neuronas. Cuantas más neuronas o más conexiones neuronales entre neuronas (sinapsis) desarrollemos, mejor vida tendremos.

¿Por qué tener más neuronas equivale a mejor vida?


El cerebro es plástico, maleable ¿Qué significa esto? Que lo puedes manejar y entrenar porque está en continuo desarrollo (es ilimitado)

¿Cómo puedes entrenar tu cerebro?


Formando más conexiones neuronales o modificándolas.

Al proceso de generación de nuevas conexiones y por lo tanto, neuronas, se le llama neurogénesis.


Las condiciones favorables para la neurogénesis son:


1. Actividad física aeróbica
Realizar al menos 1 hora de ejercicio diaria en función 
de las capacidades individuales


2. Restricción calórica
Comer mejor y en menor cantidad durante más veces al día



3. La meditación


4. Y la más curiosa….
Aprender cosas nuevas generando nuevas experiencias 
cuando somos adultos

¿La explicación científica?


Con la edad el peso del cerebro disminuye porque el número de conexiones neuronales se reduce. Mantener en ejercicio el cerebro aprendiendo cosas nuevas, hace que se creen nuevas sinapsis, es decir nuevas conexiones neuronales y con ello, se incentive la neurogénesis, creando nuevas neuronas.


Así que, olvídate de aquello que nos decían sobre que “con la edad uno pierde neuronas”, lo que nos pasa es que ¡dejamos de aprender!


Y aquí es donde nuestro cerebro nos puede jugar una mala pasada en base a la educación recibida, nuestras creencias desarrolladas a lo largo de la experiencia en nuestra vida o incluso gracias a nuestros valores o forma de pensar y quizás cosas como “Si ya sé todo”, “Me da vergüenza ir a una clase donde no voy a conocer a nadie y además son todos más jóvenes que yo” “¿Para que empezar de nuevo con 55?” te limitan.


Para que te dejes de tonterías y aprendas que todo es posible tengas la edad que tengas, te dejo la historia de varias personas que SÍ creyeron que era posible sin importarles la edad que tenían:


Cooldys que si creyeron que era posible alcanzar sus propósitos sin importar la edad

Robert Marchand


Francés 105 años. A los 78 años se aficionó al ciclismo cuando enviudó. Decidió que o se consumía en casa a base de recuerdos o se dedicaba a hacer algo. A los 100 años, la Unión Ciclista Internacional creó una categoría especialmente para el, la de Centenarios. Batió el récord mundial de ciclismo dando 92 vueltas (22,5km) al Velódromo Nacional de Francia en Enero de este año.

Pilar Elvira

Aragonesa de 81 años. A los 62, decidió empezar a practicar natación porque siempre le había gustado y después de eso, se aficionó al remo indoor (el de la máquina del gimnasio) En el 2010 fue Campeona de Europa y en el 2016, en Boston se proclamó Campeona del Mundo de esta modalidad.

Madonna Buder

Estadounidense de 86 años. Con 65 años corre su primer triatlón, con 75 años su primer Iron Man y con 82 es reconocida como la primera mujer más longeva en participar en un Iron Man. Hoy posee 45 Iron Man en su palmarés.

Laura Jones, María Raposo, Isabel Fraga

Laura Jones, de 61 años; María Raposo, con 50, e Isabel Fraga, de 66 años, rompen con la idea de que la vida laboral se acaba al cruzar la barrera de los 55 años. Las tres trabajaban en una compañía de seguros antes de lanzarse a su propia aventura empresarial, pero el hecho es que, como explica Laura, "tanto Isabel como yo iniciamos nuestra vida laboral cuando ya teníamos criados a nuestros hijos, con 50 años cumplidos".


¿Qué esperas para aprender, de nuevo?




Mónica Albuja
Fundadora de la sociedad de asesoría estratégica Halo en España. Es formadora senior en áreas de comunicación y de marketing y coach para la innovación estratégica. Tiene una credencial de la ICF como PCC (Professional Certified Coach) y está certificada como Coach ontológica por Rafael Echeverría y Julio Olalla y como coach sistémico evolutivo por Menslab. Especializada en programación neurolingüística, ha obtenido el título de NLP Licensed Master Practitioner con Menslab y la Society of NLP.

Deja un comentario