Cómo evitar las lesiones cuando esquías

El deporte invernal con mayor número de seguidores es, por descontado, el esquí. Muchas son las personas que se lanzan a las pistas a practicar dicho deporte sin ninguna prevención. Esto provoca que no podamos evitar lesiones. Algunos no tienen un nivel físico adecuado ni una técnica óptima para afrontar situaciones durante la práctica de este deporte. De esta forma recomendamos una preparación física previa a los meses de esquí.

La práctica del esquí requiere del seguimiento de unas pautas de conducta adecuadas para minimizar el riesgo de lesiones y accidentes. Debemos diferenciar entre tres modalidades de esquí:

Tres modalidades de esquí 

Esquí de fondo


Se necesita una gran resistencia aeróbica y el riesgo de lesiones es menos ya que la técnica requerida no es tan exigente.

Esquí alpino


Requiere una buena condición física y una buena técnica.


Snowboard


El nivel de exigencia es muy similar al esquí alpino pero debemos añadirle la gravedad a la hora de sufrir fracturas y luxaciones.


Las lesiones de cualquier modalidad suelen ser por traumatismos (caídas o colisiones) provocadas por inexperiencia, escaso nivel técnico, exceso de confianza o una deficiente preparación física. Las lesiones más comunes suelen ser de la extremidad inferior, sobre todo en las rodillas, ya que es sobre las que recae toda la presión y esfuerzo, seguido de las manos (debido a caídas) y finalmente traumatismos craneoencefálicos y lesiones de columna.

Recomendaciones para practicar esquí y snowboard

Desayuno Nutritivo

Como en cualquier práctica de ejercicio físico, debemos realizar una buena ingesta alimentaria. En el desayuno debemos incluir lácteos, fruta y cereales. Hemos de tener en cuenta las comidas y llevar alguna barrita energética para reponer fuerzas durante la práctica de ejercicio prolongado.

Calienta antes de ejercitar

Realizar un calentamiento previo adecuado. Como en todos los deportes, la falta de dedicación a la parte del calentamiento puede desencadenarnos lesiones. En los momentos previos, debemos incluir ejercicios de movilidad y aumentar progresivamente la intensidad. Evitaremos hacer las primeras bajadas a un nivel de esfuerzo físico muy elevado.

Mejora tu técnica

No tener una técnica adecuada también puede desencadenar lesiones. Por este motivo es recomendable adquirir los servicios de un instructor para tener una base.

El descanso es importante

La fatiga es otro factor de riesgo. Por tanto, ante los primeros síntomas de cansancio, es mejor cesar la actividad o tomarse unos minutos de recuperación.Tener el material en buen estado (fijaciones bien reguladas, botas bien cerradas, etc.) así como la utilización del casco, guantes, gafas de sol homologadas, uso de cremas solares, entre otros, puede hacer que disfrutemos de una buena jornada de esquí sin sufrir ningún percance.

Para más consejos de Salud & Belleza continúa leyendo nuestro blog


alberto calvoAlberto Calvo

Licenciado en Educación Física, Fundador de THE LIVING ROOM, un concepto de atención personalizada y entrenamientos para una vida más activa, nos ofrecerá contenidos de interés, consejos nutricionales y dietas específicas para los Cooldys.

 


Deja un comentario