El Príncipe de las mareas

Donald Patrick ‘Pat’ Conroy (1945-2016) fue un escritor norteamericano, autor de múltiples y aclamados libros de memorias y novelas. Los temas habituales en sus historias serían las familias disfuncionales y el bagaje- quizás cabría decir-peaje emocional asociado. Entendemos por familia disfuncional aquélla en la que aspectos negativos como la mala conducta, los conflictos, faltas de respeto o abuso emocional, se producen con una frecuencia que llega a hacerse cotidiana y perfectamente normal para todos los integrantes.

En 1976 Conroy publicó El Gran Santini, su primera novela en la que ya se aprecia claramente la gran huella que la oscura y autoritaria figura de su padre dejó en él y en su familia. La referida obra fue llevada al cine, siendo el veterano actor Robert Duvall el encargado de interpretar el nada sencillo rol de militar y padre de familia abusivo.

Corría el año 1986 cuando Pat Conroy sacaba a edición su novela más notoria: El príncipe de las mareas. El libro se convirtió en todo un éxito de ventas y algunos años después, en 1991, la polifacética Barbra Streisand realizó la versión en cine.

Pese a que la película no contó con la misma acogida y popularidad que la novela, la fotografía y música exquisitas, el trabajo impecable de los actores y el excelente tratamiento de la elevada carga emocional implícita en la historia, convierten su visionado en más que recomendable.

El relato sigue de cerca al personaje de Tom Wingo-monumental Nick Nolte en el film– un entrenador de fútbol americano en horas bajas y con un amplio compendio de vivencias no precisamente agradables. Por medio del sarcasmo y del falso relax que le produce el apurar un cigarrillo tras otro, Tom lucha por resarcirse de las heridas internas que le ha acarreado una infancia difícil vivida junto a un padre violento y una madre egoísta, obsesionada con el ascenso social y desapegada a sus hijos.

La vida le ha obsequiado con una buena y atractiva esposa, tres hijas rubias y preciosas y una casa junto a la playa. Sin embargo, la herida funesta y lacerante de Tom arrasa con todo lo bueno que encuentra a su paso.

 Tom creció junto a un hermano mayor, Luke, que siempre hizo las veces de protector de una familia maltratada por el padre agresivo y déspota. Y luego está Savannah, hermana gemela de Tom. Ella es también una superviviente al naufragio de una infancia problemática, pero ha optado por una vía mucho más drástica. Poetisa de éxito en Nueva York, intenta exorcizar sus demonios a través de tétricas composiciones. Pero le resulta insoportable por momentos.

Será precisamente una nueva tentativa de suicidio por parte de su hermana Savannah lo que propiciará el encuentro entre Tom y Lowenstein.

Susan Lowenstein es una brillante psiquiatra judía que intenta ayudar a Savannah Wingo en sus múltiples problemas mentales. A raíz del último intento de quitarse la vida, Susan requiere a Tom a fin de que éste la guíe a través de los intrincados laberintos de su triste infancia común. Lowenstein cobra un sueldazo y vive en un flamante ático, se diría que la suya es una vida trufada de éxito. Tom y Susan, terapeuta y doliente, estos dos personajes tan dispares en apariencia van a descubrir lo hermoso de su encuentro así como el irrepetible regalo que les hace la vida cuando ninguno de los dos podía siquiera imaginarlo.

Estamos convencidos de que, si todavía no conocéis la película, se convertirá tras verla en uno de vuestros títulos preferidos.

No es necesario destacar la brillante trayectoria de Barbra Streisand como intérprete, cantante y realizadora. Nick Nolte está sencillamente pletórico en el rol principal, secundado por unas no menos notorias actrices como Kate Nelligan, en el papel de Lila Wingo y Blythe Danner (la madre de la actriz Gwyneth Paltrow) que encarna a la mujer de Tom.

Al igual que ocurre en el libro, son habituales los instantes de recuerdo a partir del flashback y algunos resultan difíciles y ciertamente dramáticos. A pesar de que toda vivencia traumática es triste y negativa, prevalece un tono optimista, sanador y sobretodo valiente, pues tal y como evoca la propia Lowenstein ‘se necesita valentía para sentir el dolor’.

En síntesis y como reza el leitmotiv o slogan del propio film, os invitamos a disfrutar de ‘una historia sobre los recuerdos que nos obsesionan y sobre la verdad que nos hace libres’.

¿Cómo puedes ver ‘El Príncipe de las Mareas?

Puedes comprar el DVD de ‘El Príncipe de las Mareas’ en El Corte Inglés

Ficha Técnica

Título original: The Prince of Tides

País: EEUU

Año de producción: 1991

Dirección: Barbra Streisand

Reparto: Nick Nolte, Barbra Streisand, Blythe Danner, Kate Nelligan

Ideal para: redimirse

Para más películas Cooldys sigue nuestra sección de cine y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales.

 Eva RodríguezAmante del séptimo arte, la literatura Eva también es escritora y compartirá en esta nueva y primera columna Cooldys dedicada a comentar películas sobre diversos temas como: el concepto de juventud y madurez, etapas de la vida ¿y por qué no? temas ‘incómodos’ como el sexo. 

Deja un comentario