Influyendo a una nueva generación

El 30% de los españoles -censados- tiene más de 50 años de edad. Prácticamente 1 persona de cada 3 constituye una nueva generación de comunidad. Es  la nueva generación,  a ello debe aspirar esa comunidad, y no se debe conformar con otra cosa. Se ha dicho que  cada vez son más las personas que quieren empezar a vivir plenamente. En dicho cupo entran a formar parte de pleno derecho e ilusión la nueva generación COOLDYS. Llegados a este punto:

  • Hay que aspirar, y se tiene derecho, a ser tan libre – al menos- como los demás.

  • Hay que ser responsable– responder de y con los propios actos ante y frente a los demás… Y FRENTE A UNO MISMO- y pedir a los demás lo mismo, no menos.

  • Hay que seguir gestionando la vida por sí mismo, con las propias habilidades naturales- a punto y en forma-.

  • No hay que dejarse detener por el tiempo. Hay que competir con la juventud, pero con el  propio estilo y objetivos.

  • Hay que  despejar de nuestro horizonte  el concepto envejecer.

  • No hay que  dejar de disfrutar de cada día, sea con las aficiones, con el trabajo, con los proyectos, en compañía o soledad- ocasionales-.

generación mayor de 50 años

 

Un proyecto global para la vida. COOLDYS lo debe, puede y quiere vehicular. Antes, a la gente de 50, 60, 70 años se le llamaba  viejos, seniors, ancianos. Hoy, en el siglo XXI, los mayores ya tienen un nombre, COOLDYS, la comunidad para una nueva generación, llena de fe en sí misma, en sus propias posibilidades y en los dones naturales más señeros.

Esta nueva generación  no es la sociedad telepática e inmortal, el gran mito del futuro que se nos vende a un precio de saldo muy caro, apoyado en la tecnología informática, la inteligencia artificial, que nos programe hasta la hora de ir al baño. No queremos asistir a la muerte de la muerte (J.L. Cordeiro). Los más amables postmodernos  destinan a los  ancianos a la criopreservación. No creemos en la perfección nanotecnológica, aunque los robots ya tengan sentido del humor. No, gracias. Queremos seguir siendo seres vivos, y encontrarnos con la muerte cuando toque, en las mejores condiciones naturales posibles, gracias a los avances tecnológicos, que no anatemizamos, pero que tampoco desvirtuamos, hasta el extremo de que dichos avances son la nueva religión, la nueva familia, el nuevo amigo y compañero, el nuevo ser.  

personas mayores de 50 años generación

La nueva generación COOLDYS es consciente de que  hemos ganado muchas libertades, pero toleramos cosas que son excesivas (Gabi Martínez. Las defensas), doméstica, familiar, social y globalmente. Tampoco se trata de ir de francotirador. El hombre es un animal social, desde siempre, y no sabemos hasta cuándo será social y por tanto, hombre. El hombre y la mujer se agrupan, y los grupos forman asociaciones, para fortalecer aquellos. Los diversos grupos de COOLDYS se fortalecen asociándose para, no solo defender sus derechos y libertades- ser tratados con igualdad de condiciones y derechos, sino para INFLUIR.

INFLUIR frente a MADURESCENCIA (middlescence) buscar nueva identidad reinvención personal. Influencia frente a la reacción ante la crisis de la mediana edad. Pasar cierta edad, instalados en la plataforma de años vividos, que se viven, no en términos de cuántos años nos queda por vivir. Hay especialistas que asimilan la madurescencia  a otra etapa de la vida, la adolescencia, en busca de una nueva identidad y nuevos alicientes vitales que puedan suponer un cambio radical en su vida afectiva, relacional y emocional, según explica Laura Rosillo.

generación de personas mayores de 50 años

Son componentes comunes  a ambos conceptos de entender la etapa  de la persona, llegado este momento de la vida, no excluir la actividad, la energía y el ímpetu, en todos los órdenes del devenir diario. Si además haces, como Cher a sus 71 años, un plank de 5 minutos, mejor. Eso puede o no contribuir a tu felicidad, que es el mejor y definitivo objetivo de la persona humana  en este valle, que no tiene que ser en todo tiempo y lugar de lágrimas, en cualquier edad. Incluso si otorgas más peso específico en tu vida  a la felicidad que al amor- cosas bien diferentes. Siempre hay que creer en la felicidad, buscarla, cuidarla, disfrutarla, mimarla de continuo, con modestia y honestidad, momento a momento, porque la vida es una concatenación de momentos pasados. Creer es un acto de fe; el amor es un acto de fe. La felicidad no; es un estado psico-corporal tan real como la vida misma.  Consolaos: ¡Hay vida después del amor! Pero, ¿qué vida hay sin felicidad?

generación mayor de 50

La etapa cooldys en que creemos activa y fundadamente, requiere que hagas usar tus sentidos y tu mente con energía e ímpetu, no sólo para rejuvenecer y enjuvenecer, sino también para ser más feliz, insuflar felicidad  e INFLUIR felizmente en los demás. Sobre enjuvenecimiento, emplearé  la palabra de técnicos expertos y cualificados, es: “Permanecer atento a nuestro alrededor, activar nuestras sensaciones, amar con la piel, con la mirada, con el olfato,…usando los cinco sentidos. Enjuvenecer es ir hacia adelante, lo contrario de  rejuvenecer, ir hacia atrás (Dr. Vila- Rovira).

 

COOLDYS es, al menos para mí, apuesta vital que espero sea compartida ampliamente, no sólo enjuvenecer sino también y además INFLUIR. No solo sentir (buscando y creando nuevas oportunidades), sino INFLUIR. ¿Qué abarca ese comportamiento cooldys, esa actitud ante la vida?

Hay que SER INFLUYENTES, tenemos que influir individual, grupal, asociativa, social y globalmente. INFLUIR, producir, individual o grupalmente, sobre otros una fuerza moral en el ánimo de los demás, para conseguir determinados resultados y efectos por medio del pensamiento, el lenguaje, la voluntad (hábito) y la moral. La influencia se ejerce gradual, pero efectivamente, de una manera insensible, para no provocar rechazos o aversiones.

Poco a poco, pero muy deprisa, estamos viviendo, sufriendo una gran revolución de todo y en todo. La inteligencia artificial, la automoción, el individualismo radical  van extendiéndose transversal y verticalmente a las personas no sólo en el trabajo, sino también en todos los estamentos sociales, en relaciones personales, grupales, sociales. Y, por supuesto, en la familia, que  tiene unas grietas muy grandes por donde incluso te puedes llegar a caer (Gabi Martínez. Las defensas), gracias o por desgracia a la referida revolución.

La familia  como grupo nació, creció y se fortaleció para robustecer al individuo; las asociaciones se hacen  para reforzar y consolidar los grupos. Una sociedad de asociaciones y familias robustas, es una sociedad robusta. El radicalismo individual o individualismo radical mina la familia y la sociedad. Una sociedad de francotiradores acaba, tarde o temprano con la misma, con cualquier sociedad. Incluso vale la misma conclusión si se prefiere sustituir la palabra francotirador por la más civilizada, sin caer en lo políticamente correcto, por favor, de librepensador. Desde luego que la educación en unos valores de esfuerzo da una recompensa, y el cooldys debe seguir esforzándose en mantener y transmitir esos valores, que traerán recompensas, sin pagar peajes en utopías, fantasías o sueños. Hay que volver a lograr que la idea de justicia  y la de autoridad vayan de la mano (G. Martínez), hacia un humanismo siempre actualizado.

Es natural que el cooldys también se pregunte y pregunte: ¿cuál es el futuro del hombre? ¿Hasta qué punto toda la revolución global y existencial beneficia la naturaleza humana del hombre? La cuestión es abisal y la duda abismal. Hay que precaverse, dotarse de bagaje moral, intelectual y físico para INFLUIR, para que sigamos siendo personas, hombre y mujeres, y nos reconozcamos en, con y por ello.

enjuvenecer personas mayores de 50

Es certero el objetivo de Cooldys: cambiar la visión escéptica, egoísta o resignada actual, el estilo de vida, reforzar la confianza en nosotros mismos y en nuestra imagen. Los  regeneradores de la sociedad y los valores humanos morales y éticos. Pasar de las posideologias. Con estos convencimientos, actitudes, prácticas y comportamientos hay que querer y lograr INFLUIR y conseguir un auténtico y verdadero  mundo mejor para todos en cada momento.

  • Seamos  modelos  siempre actuales, que no pasen de moda, con objetivos e instrumentos humanos.

  • Seamos  modelos y como tales: hagámonos ver, oír y escuchar. ¿Pueden nuestros pensamientos envejecernos? Sé cooldys.  La técnica podrá detener o retardar indeterminadamente el envejecimiento físico; INLFUIR ayuda a mantenerse vivo y  joven.

Si, es el momento de cambiar también nuestra imagen física y las actitudes ante nosotros mismos y ante la sociedad ¡INFLUYENDO! ¡Perdamos el miedo a influir! Todos, por todos los medios y a todo trance persiguen influirnos constantemente. El nuevo orden mundial niega la vida, el derecho a la vida, que es el principio y origen de todo. En esto, los mayores – ser mayor no es ni debe ser sin más ser  viejo, ¡fuera el  edadismo, fino eufemismo de discriminación por la edad! no debemos ni podemos estar callados, tenemos mucho que decir: la vida lo es TODO. Perder el respeto a la experiencia, es corromper la ley natural.  No hay nada ni nadie con mejor y mayor derecho que el derecho a la vida, razón de ser y mantenerse de la raza y la condición humana, y experiencia de la mayor edad.

Formo parte de la generación cooldys. Deseo compartir opiniones, experiencias y propuestas para INFLUIR . El remedio para  no envejecer es aprender, aprender para INFLUIR. Hay que INFLUIR para implementar  políticas  activas  de respeto a la vida, a la libertad y los derechos naturales de las personas, sea cual sea su edad, a la propia cultura, y no a la  nada.

La globalización  y la  libertad sin límite  y sin referencias morales abocan  a la destrucción de las culturas, incluida la propia en primer lugar, y de la persona  porque la  cultura  es bien esencial e imprescindible para ser  persona  y alcanzar  la felicidad, bien inmaterial de la Humanidad, más que el bienestar (que bien está), el WhatsApp (que también), y tantos etcéteras (que también). Pero no solo.

joaquin estruch Joaquín Estruch EstebanNació en 1942, en Madrid. Licenciado en Derecho por la  Universidad de Madrid, se trasladó a Barcelona con 28 años. Aquí ha venido ejerciendo la profesión de Abogado, en la que continúa en activo. Cuenta con varias publicaciones de contenido jurídico- legal. Escribe poesía: ganador del II Concurso de Poesía, Miquel Martí i Pol del año 2008. Autor de cuentos breves (algunos publicados por el ICAB) y narrativa. Su última publicación es la novela “Margarita”, en 2.016.”

Deja un comentario