8 mitos sobre el entrenamiento

En el deporte, como en otros tantos aspectos de la vida, existen una serie de mitos que suelen asumirse como ciertos. Sin más. Muchos de ellos, casi se convierten en leyendas urbanas, pero la gente, por desconocimiento, asimila y no cuestiona su veracidad.

En este caso, desmenuzamos algunas de estos mitos sobre los efectos del entrenamiento.

1. Los deportistas tienen un corazón más grande que late más despacio

A menudo observamos en los medios que los deportistas tienen un corazón más grande y además late más despacio. El clásico ejemplo es el del legendario ciclista Miguel Induráin, que gozaba de unas pulsaciones muy bajas. Este aspecto fue muy comentado con la consecución de sus cinco Tours de Francia.

En todo caso, el corazón de una persona físicamente entrenada es más grande y late más despacio, pues el entrenamiento genera unas adaptaciones que aportan más sangre y oxígeno a los músculos. Además, después de realizar un esfuerzo, la recuperación es más rápida y en consecuencia baja la frecuencia cardíaca. Aunque bien es cierto que la genética es tan importante como el entrenamiento.

2. El deporte es bueno para la hipertensión

Se suele decir que todo tipo de práctica deportiva es buena para hipertensión. Esto es un error que puede acarrear problemas muy serios al sujeto que sufre esta patología. La actividad física bajo control, sobre todo actividades de resistencia (correr, caminar, hacer bicicleta, nadar…), son ideales para las personas hipertensas.

También los ejercicios realizados en gimnasios pueden ser muy efectivos, pero hay que tener precauciones en los ejercicios de tonificación intensa y fuerza.

3. Al entrenar con peso, gano peso – por lo tanto engordo

Otra afirmación muy común en los centros de Fitness es la siguiente: “si me entreno con pesos gano peso, por lo tanto, me estoy engordando…” Esto es totalmente falso. Lo importante es saber el porcentaje de grasa corporal que tenemos y no el peso.

Es mejor pesar 80 kg y tener un porcentaje de grasa bajo, que pesar 70 kg con un porcentaje de grasa elevado. Perdiendo grasa y ganando masa muscular mejoramos la salud, el rendimiento y la imagen de uno mismo. Por estos motivos, hemos de hacer hincapié en la importancia que tiene el trabajo de fuerza en los programas de fuerza.

Renueva tus energías con suplementos de vitaminas y minerales. 

4. Entrenando con pesas es imposible adelgazar

Relacionado con el punto anterior, mucha gente se cuestiona el hecho de que entrenando con pesas es imposible adelgazar.

Para perder peso es básico realizar entrenamientos de fuerza ya que si aumentamos nuestra masa muscular aumentaremos nuestro metabolismo basal (energía que consumimos estando en reposo). Por lo tanto, en reposo consumimos más calorías y en consecuencia bajaremos de peso.

Alimenta tus músculos al finalizar cada entreno con batidos de proteína, en este caso recomendamos uno con proteína de soja (apto para dietas veganas y vegetarianas)

5. Hay que entrenar todos los días para conseguir resultados

Con mejores entrenamientos, más resultados. Hay estudios que demuestran que se consiguen casi los mismos beneficios entrenando 2 días que 4.

Es muy importante que un profesional nos diseñe una rutina que no nos haga estar horas y horas entrenando, sea variado y no nos aburra.

6. Las grasas no se queman hasta pasado 30 minutos de entrenamiento aeróbico

Hasta los 30 minutos de entrenamiento aeróbico no se queman grasas. A pesar de no ser totalmente falso, es necesario poner algo de luz sobre esta verdad a medias. Una vez se inicia el entrenamiento, nuestro cuerpo comienza a eliminar calorías por lo que estamos quemando grasas.

 

Sin embargo, no es hasta pasados unos minutos que no empezamos a metabolizar las denominadas “calorías de grasas”. Estas tardan algo más en quemarse, no obstante, no es cierto que ocurra a los 30 minutos.

Estimula la perdida de peso con cápsulas de té verde

7. Las fajas de compresión ayudan a perder peso

Existe un mito bastante extendido a la hora de quemar grasas y, por lo tanto, perder peso. El hecho de utilizar fajas de compresión o incluso papel film que ayude a tu cuerpo a sudar más, no es efectivo si tu objetivo es bajar de peso. ¿Por qué? La respuesta es bien sencilla. Al enfundarte estos aparatos, lo que pierdes al sudar es agua, no grasa. Este elemento lo vas a volver a ganar una vez se termine el entrenamiento y bebas cualquier bebida. Además, puede resultar peligroso en algunos casos de gente mayor o que sufra algún problema cardiaco ya que la falta repentina de agua puede provocar mareos.

En vez de utilizar fajas de comprensión, pierde la grasa localizada usando gel reductor, que estimulará la perdida de grasa y resaltará los músculos del vientre. 

8. Las personas con artrosis no pueden hacer deporte

Para finalizar, hemos de negar también la afirmación de que la gente con artrosis no puede hacer deporte. Esto es mentira, simplemente hay que elegir de forma adecuada de algunos tipos de actividad.

Debemos realizar actividades de bajo impacto como por ejemplo caminar o bicicleta. Un ejercicio muy recomendable es todo aquel realizado fuera del efecto de la fuerza de gravedad, el agua.

¿Estás siguiendo un régimen de dietas y ejercicios? Visita nuestra sección de Nutrición para encontrar suplementos que te permitan alcanzar tus objetivos. ¿Quieres más recomendaciones y consejos sobre Nutrición o Salud? Apúntate en nuestra newsletter para estar al día de todos los consejos, guías y recomendaciones para gente Cooldys. 

Alberto Calvo the living room Alberto Calvo

Licenciado en Educación Física, Fundador de THE LIVING ROOM,un concepto de atención personalizada y entrenamientos para una vida más activa, nos ofrecerá contenidos de interés, consejos nutricionales y dietas específicas para los Cooldys.

 

Deja un comentario