¿Pueden tus pensamientos envejecerte?

Hace unas semanas os comentábamos como científicos del UCAM han logrado revertir los signos del envejecimiento, pero¿y si la clave no está en tomar una pastilla o una inyección? ¿Y si la clave está, como en la historia de Peter Pan, en tener pensamientos felices y así podremos volar? Aunque en este caso, no sería volar pero: detener e incluso retrasar el reloj unos años más.

 

Navegando por la página de TED encontramos un artículo llamado “Could your thoughts make you age faster?”un interesante artículo donde la psicóloga de salud Elissa Epel y Elizabeth Blackburn una científica ganadora del premio Nobel hablan sobre como no solo nuestra salud, pero además nuestros pensamientos tienen la clave de nuestra salud física, salud mental y envejecimiento.

 

¿Cómo nuestros pensamientos pueden envejecernos más rápido? 

 

Antecedentes

 

Los científicos se habían dado cuenta sobre las diferencias entre los ratios de envejecimiento de las personas se encuentran entre interacciones complejas entre genes, relaciones sociales, ambiente y estilo de vida. Aunque naces con un conjunto de genes particulares la forma en que vives puede influenciar cómo se expresan estos genes. Unos factores de tu estilo de vida pueden activar unos genes – o apagarlos.

 

Base Científica

 

En lo profundo de nuestras células existe algo llamado telómeros. ¿Qué son los telómeros? Los telómeros son segmentos repetidos de ADN no codificante que habitan en los cromosomas, formando tapones que evitan que se escape nuestro material genético y la liemos parda. Los telómeros ayudan a determinar qué tan rápido envejece una célula. ¿Seguís despiertos? ¡Prometo que pronto acaba toda la palabrería científica! Los telómeros se acortan entre cada división celular, y cuando la distancia se acorta lo suficiente las células dejan de dividirse ¡pero esto no es bueno! Mientras más cortos los telómeros ¡mayor envejecen nuestras células!

Hay varias causas que pueden “estresar” una célula, pero Elissa y Elizabeth han descubierto que existen cinco patrones de pensamientos que acortan esta división ¡y nos hacen enfermar y envejecer!

 

¡Ahora a lo bueno!

 

5 Patrones de Pensamientos Negativos que nos Envejecen

 

1. Hostilidad Cínica

La hostilidad cínica se define como un alto nivel de ira y pensamientos frecuentes de desconfianza hacia las personas. Alguien hostil no piensa: “Odio tener que hacer cola en el super,” sino que piensa: “Ese otro comprador está intentando quitarme mi lugar en la cola con premeditación y alevosía,” tras este pensamiento se quedan ahí, en la cola, hirviendo de ira.

 Las personas con alto nivel de hostilidad tienden a sufrir enfermedades cardiovasculares, enfermedades metabólicas e incluso morir joven. ¿Cómo la hostilidad cínica causa estas enfermedades?  La hostilidad cínica hace que el cuerpo no tenga una respuesta adecuada ante el estrés.  Idealmente tu cuerpo responde al estrés con con un incremento de cortisol y presión sanguínea, seguido de un retorno rápido a sus niveles normales. Al sufrir de hostilidad cínica constante, el cuerpo no regresa inmediatamente a sus niveles normales, quedándose en modo “estrés” por mayor tiempo del normal por sobreuso. En el caso de los hombres esto puede generar enfermedades relacionadas con la vejez como: enfermedades cardiovasculares, artritis y una sistema inmune debilitado. En el caso de las mujeres puede generar depresión.

2. Pesimismo

El pesimismo es el segundo patrón de pensamiento que afecta a los telómeros y te puede envejecer antes de tiempo. El pesimismo incluso se ha evidenciado como un factor de riesgo dañino a la salud en diferentes estudios. Cuando los pesimistas desarrollan enfermedades relacionadas con la edad: como cáncer o enfermedades cardiovasculares, estas tienden a desarrollarse más rápido, y al igual que las personas hostiles, los pesimistas tienden a morir antes – así que ¡mentalidad positiva siempre!

 

3. Regurgitar

Regurgitar, es lo que hacen las vacas, y a nivel de pensamientos es el acto de digerir problemas una y otra vez.

 

¿Cómo puedes diferenciar entre regurgitar VS tener una reflexión sana?

 

La reflexión es natural, es un análisis introspectivo de ‘por qué’ pasan las cosas de cierta forma. La reflexión incluso puede generar un poco de malestar, pero regurgitar le sienta fatal al cuerpo ¡y ni se diga a nuestras células!

Cuando regurgitas el estrés se queda pegado al cuerpo por mayor tiempo, provocando presión alta, ritmo cardíaco elevado y altos niveles de cortisol. El nervio vagus, el nervio que permite quitarte los nervios y calmarte, deja de funcionar y se mantiene en pausa mucho tiempo después de haber acabado el estrés. Mientras más regurgitas, más depresión y ansiedad generas a tu cuerpo.

Encima de no ganar nada, ¿te haces mayor? Haz como Elsa de Frozen y: “Let it go”

  

4. Suprimir Pensamientos

El cuarto patrón de pensamiento es la supresión de pensamientos, lo cual es el intento de eliminar y cualquier pensamiento o sentimiento negativo. Esto logra despertar un fenómeno llamado error irónico,  donde la ironía es que: más esfuerzo hagas para no pensar en algo, más fuerte esto se quedará en tu mente.

 

El error irónico también es dañino para los telómeros. Si intentamos evitar los pensamientos más negativos y los enviamos a las aguas más profundas de nuestro subconsciente, puede irnos muy mal. El cerebro estará crónicamente cansado y nos impedirá suprimir nuestros pensamientos. En vez de generar menos estrés nos genera más. Esto genera telómeros cortos lo cual puede causar depresión y mayor estrés.

 

¡Vaya ironía!

5. Mente errante

Estudios han demostrado que pasamos la mitad del día pensando en cualquier otra cosa, excepto lo que estamos haciendo al momento. También encontraron que las personas que no están pensando en lo que están haciendo, no están tan felices cuando están ocupadas. Una mente dispersa o pensando pensamientos negativos (incluso pensamientos en que deseas ser alguien más), en vez de causar felicidad, generan infelicidad inmediata.

Tener la mente errante por momentos puede ser claramente creativo. Pero cuando la unes con pensamientos negativos es más fácil que nos genere tristeza, y más niveles de estrés en las hormonas.

Los patrones negativos de pensamiento que descritos son: automáticos, exagerados y controladores. Se apoderan de nuestra mente atando una venda alrededor de nuestro cerebro para que no veamos lo que realmente está ocurriendo. Pero lo importante es poder identificar estos pensamientos y quitarnos la venda. ¡Quizás no eliminemos los pensamientos negativos, pero podremos ver más claro!

¿Cómo podemos identificar los pensamientos negativos?

Hay varios tipos de actividades que nos pueden ayudar como la meditación o ejercicios que conecten la mente con el cuerpo (como el running).

Ser conscientes de nuestros pensamientos puede promover resistencia al estrés. Lo importante es poder reconocer que los pensamientos son solo eso, ‘pensamientos,’ ya desaparecerán.

Así que queridos Cooldys ¡es momento de tomar las riendas no sólo de nuestras vidas pero también de nuestros pensamientos! Elimina lo negativo y ten pensamientos felices siempre, igual no conoces a Peter Pan, pero ya no será necesario volar a ‘Nunca Jamás” para no envejecer más.


 

alejandro torres

 
Alejandro Torres
Director de Marketing para Cooldys. Es apasionado de todo relacionado a las nuevas tecnologías y el entretenimiento: cine, series de televisión, video juegos y música. Antes de entrar en Cooldys, llevaba un período de 5 años, cumpliendo 25 años. Ahora reconoce con orgullo, que esta no es la realidad y espera con ilusión llegar a ser Cooldys. 


1 comentario

    Deja un comentario