Si quieres ser (o eres) vegano, necesitas saber esto

Cada vez es más frecuente oír que alguien “se ha vuelto vegano”. Aunque la dieta vegana se ha popularizado recientemente, es muy importante mentalizarse de que no se trata de una simple moda. Hay que tener en cuenta que supone uncambio en el estilo de vida alimentario y, por lo tanto, que entra en juego nuestra salud.

Ser vegano significa renunciar al consumo de todos los alimentos de origen animal, tales como la carne, los huevos, los lácteos, la gelatina y la miel. Las razones por las cuales una persona decide introducirse en el veganismo son varias: por motivos de salud, por preocupación ambiental, por ética personal respecto los animales…

Aunque son muchas las voces que afirman que llevar una dieta basada en alimentos de origen vegetal aporta numerosos beneficios para la salud, son muchos otros los que todavía dudan de si ser vegano es bueno o malo. La clave para disponer de una correcta alimentación, tanto si eres vegano como si no, es el equilibrio.

Es decir, es fundamental proporcionar y combinar los tipos de alimentos que se ingieren para no tener carencias vitamínicas, proteícas, minerales o de cualquier otro tipo. Si se mantiene un buen balance, la dieta vegana aportará una serie de ventajas al bienestar físico e interno de la persona Cooldys:

  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

  • Disminuye el riesgo de presentar hipertensión

  • Reduce la tasa de diabetes

  • Aumenta los niveles de energía

  • Disminuye la probabilidad de sufrir obesidad

  • Mejora el sistema inmunólogico

  • Ayuda a bajar y controlar los niveles de colesterol

  • Previene y trata el estreñimiento

En la otra cara de la moneda, es importante insistir en que es vital mentalizarse sobre el cambio que se va a hacer en la dieta y en las responsabilidades que este conlleva. Así pues, al renunciar a los productos cuya fuente es animal hay que tener especial cuidado en incluir todos los nutrientes que tu organismo necesita para estar sano.

 

Tu alimentación, para que sea completamente saludable, debe proporcionarte:

  • Proteínas. Uno de los inconvenientes que presenta la dieta vegana es que las proteínas vegetales no son completas. Una proteína completa contiene todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para descomponer los alimentos. Los veganos pueden encontrar proteínas en las nueces, la mantequilla de maní, las semillas, los granos y las legumbres. Para conseguir una proteína completa, se deben consumir los alimentos de manera combinada. Algunos ejemplos son el arroz y frijoles o el maíz y frijoles.

  • Hierro. El hierro es imprescindible para la producción de glóbulos rojos, los encargados de transportar el oxígeno a todo el organismo. La persona vegana puede encontrar fuentes de hierro en los frijoles, el brócoli, las uvas pasas, el trigo, el tofu y los cereales fortificados. Como el hierro que no es de origen animal es más difícil de digerir, es recomendable consumir alimentos ricos en vitamina C, como naranjas y brócoli, porque ayudan a que el hierro se absorba.

  • Calcio. El calcio fortalece los huesos y ayuda a prevenir la osteoporosis. En la dieta vegana puedes obtener el calcio de las verduras de hojas verdes (como el brócoli, las espinacas, la col china, la col rizada…), de la naranja, de los frutos secos y de las legumbres (garbanzos, habas, soja…). También puedes tomar bebidas vegetales enriquecidas en calcio y vitamina D y patés vegetarianos caseros.

  • Vitamina D. Esta vitamina es la encargada de regular el paso del calcio a los huesos, por lo que también juega un papel importante en la salud ósea. El organismo activa la producción de vitamina D con la luz solar. La exposición segura al sol durante unos 10 minutos de 3 a 4 veces a la semana activará la producción de vitamina D. En caso de que se necesite más, esta puede encontrarse en productos fortificados como la leche de soja, la leche de arroz y algunos cereales.

  • Omega-3. Los ácidos grasos mejoran la salud del corazón y la función cerebral. En la dieta vegana están presentes en los frutos secos, las semillas y el aceite de lino, aunque no siempre se encuentran en cantidad suficiente. Por eso, es recomendable visitar a tu médico para consultar sobre la toma de suplementos de Omega-3.

  • Vitamina B12. Esta vitamina tiene un papel importante en la producción de glóbulos rojos y la prevención de la anemia. La vitamina B12 es difícil de encontrar en productos vegetales, por lo que es preciso ingerir alimentos fortificados con esta vitamina (como la leche de soja y algunos cereales). La forma más cómoda de suplementar la dieta vegana con la vitamina B12 es mediante un suplemento semanal, el cual deberás consultar con tu médico.

La dieta vegana es totalmente compatible con una vida Cooldys porque te llena de energía y evita ciertos riesgos para la salud. Sin embargo, para que esto sea así, el cambio nutricional debe hacerse con seguridad y cuidado. Por eso, la realización de análisis de sangre y otros chequeos médicos nunca estarán de más.

Si aún no eres vegano y estás iniciando este camino en busca del bienestar, ¡ánimo! Puede que el camino no resulte fácil al principio, pero si estás seguro de querer emprenderlo tu espíritu Cooldys seguro que te hará llegar hasta el final.

Encuentra diversos suplementos alimentarios en nuestra sección de Nutrición

 lorena sospedra Lorena SospedraSoy una apasionada de las palabras desde siempre. Una de mis cosas favoritas es escuchar a los demás y transportar sus historias a otros. En Cooldys, he encontrado la oportunidad de darle voz a personas que a veces son silenciadas por la sociedad. Mi modelo ideal de persona Cooldys es, sin duda, mi madre: por mucho que pasen los años, su espíritu se mantiene intacto.

Deja un comentario