Una historia de viajes

Como dice el escritor y viajero infatigable Javier Reverte “Viajar es como vivir.” En los caminos encuentras parábolas y realidades que tienen que ver con el hecho de existir”

Una historia de viajes

Había una vez una niña curiosa y preguntona que vivía en una casa grande de un pueblo cualquiera. Allí conoció a una mujer buena e inteligente, de las que se pasan el día de aquí para allá sin parar de trabajar. Tenía la sabiduría natural que poseen las personas que, sin recursos han aprendido a sobrevivir solas y con muchos problemas. Posiblemente no habría viajado nunca. Ni siquiera sabemos si llegó a salir alguna vez de aquel pueblo.

Todos los sábados llegaba hasta la casa para estar todo el día colaborando en la limpieza. Para preguntarle cosas de su vida, la niña de nuestra historia, se acercaba a la mujer mientras esta se afanaba en dejar todo reluciente. 

La personalidad de aquella mujer seria, eficaz y de pocas palabras contrastaba con la niña que no paraba de preguntar,  porque estaba llena de curiosidad hacia todo y si no hubiera sido por ella, no habría podido escribir esta historia.

Cuando llegó la Navidad, aquella familia le regaló un décimo de lotería. Todos soñamos que la vida nos cambia con un golpe de suerte y la niña de esta historia estaba convencida de que a su amiga, la mujer que limpiaba, el premio  le iba a venir de perlas.

Charlatana y preguntona se acercó a la mujer, aquella mañana de Diciembre, para preguntarle ¿qué haría si le tocaba el premio Gordo de la Lotería? La mujer le contestó escuetamente: Viajar.

-Pero, ¿viajar a dónde?  

-A muchos sitios, lejos de aquí, contestó.

-Para qué?

-Para conocer el mundo. Respondió la mujer.

-¿Y dónde viajarías?  

-En tren, claro,  que es el medio más rápido….según ella.

-¿Y cuanto tiempo durarían tus viajes?

-Hasta que se le gastaran las ruedas al tren.

viajes en tren

Reflexión

Todavía hoy me sorprende aquella conversación. Cómo una mujer en los años 60, en los que no había casi televisión y con tan poco conocimiento del exterior, por encima de  solventar otras carencias y sin estímulos, deseara viajar. ¿Qué pensaría si nos trasladamos al momento actual con todos los medios de comunicación a nuestro alcance?

Los niños  aprenden y recuerdan todo lo que oyen. No importa si el que habla es un profesor o una sencilla mujer que, desde su humildad, supo dejar huella.

Una sencilla lección

Viajar es vivir. Conocer a gente diversa con costumbres y formas de vida diferentes. Cuando volvemos de un viaje no somos los mismos, nuestro mundo se ha ampliado. Nos sentimos enriquecidos con las experiencias vividas durante el viaje. No hace falta irse muy lejos; Incluso si se trata de una escapada de un día, nos permite descubrir una ciudad cercana que casi no conocíamos por estar tan cerca, y que  pensamos que cualquier día iremos a conocerla, pero, mejor aún si se trata de un viaje bien organizado y pensado, por expertos, al detalle para compaginar visitas y descanso a un destino deseado o cumplir un viejo sueño.

Se comienza a envejecer cuando uno se detiene, cuando no se quiere aprender, cuando pierdes el interés por las cosas que te rodean.

Conclusión

Viajemos  hasta donde nuestra imaginación nos lleve. Vivamos otras vidas. No estamos solos, contamos con herramientas para conseguirlo. Un verdadero Cooldys no deja pasar un tren sin subir para descubrir las emociones que le esperan en esa parte del mundo que aún no conoce. Sólo tenemos un mundo y una sola vida para disfrutarlo. Estemos dispuestos a tomar ese tren que pasa por esta etapa de nuestra vida, con la mochila ligera de temores y unos ojos nuevos para descubrir lo que nos espera. La clave está en generar recuerdos y vivencias personales. La vida es una cadena de momentos de felicidad, no todo es sobrevivir.

viajar en tren

No se puede borrar el pasado pero sí se puede empezar a escribir un futuro mejor y con Cooldys nos ponemos en marcha cada día con actitud positiva. No debes preocuparte, Cooldys se ocupará de buscarte y hacerte llegar las mejores propuestas de salidas, cultura, viajes…con la garantía y confianza de saber que son personas como tú, jóvenes que ya han cumplido muchos años.

Cuando necesites romper con la rutina, escápate. Cuando sientas curiosidad, ve a conocer;  no esperes  a que te lo cuenten. Cuando tu vida dé un cambio importante…corre y sube al primer tren o avión.

Viajemos, viajemos hasta que se le gasten las ruedas al tren, aunque confiemos que eso no ocurra nunca.

Descubre las ofertas de viajes que tenemos para ti. 

 Ana Murillo Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajadora incansable. Recién jubilada. Amante del arte, la belleza, las personas que le rodean, en resumen la vida.

Deja un comentario